Inicio / NACIONALES / La orangutana Sandra será trasladada a un santuario de EEUU, pero hay preocupación por su vida

La orangutana Sandra será trasladada a un santuario de EEUU, pero hay preocupación por su vida

La jueza Elena Liberatori la consideró “sujeto de derechos” y dispuso su libertad en 2017. El animal comenzará su viaje hacia la libertad, pero hay preocupación sobre su futuro.

Dos años después de que la jueza Elena Liberatori fallara a favor de la liberación, la orangutana Sandra, que vive en el Ecoparque de Buenos Aires (ex Zoológico), será trasladada este jueves a un santurario del Estado de Florida, Estados Unidos.

El viaje será en avión y la adaptación se realizará en dos etapas: primero tendrá un periodo de cuarentena en Kansas, y luego será llevada por vía terrestre al Center For Great Apes, un predio de 40 hectáreas ubicado en la zona rural de Wauchula. Viajará acompañada por su cuidador, especialistas en traslados y veterinarios. Las gestiones fueron realizadas por las autoridades del Ecoparque por orden de la magistrada.

Preocupación por su futuro
La decisión de llevarla a Estados Unidos va en contra del pedido de la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA) – que inició la denuncia- para llevarla a un santuario en Brasil. Y despertó alarmas dentro de la ONG.

Según publicó Página 12, no hay garantías sobre el destino de la primate luego de los tres primeros años que involucra el acuerdo y por lo que el gobierno de la Ciudad pagará 70.000 dólares (cuatro millones de pesos). Luego de ese plazo, el cuidado del animal dependerá de donaciones.

Además, resaltaron que resulta “llamativo que la empresa Argentraider, del primo hermano del jefe de gabinete, Marcos Peña Braun, volviera a ganar una licitación de traslado pese a no ser la oferta más económica”.

El destino final de Sandra llevó a la movimiento Proyecto GAP Internacional (de santuarios asociados) a escribir una carta abierta dirigida a Liberatori para revoque su decisión.

“El Ecoparque ha decidido enviarla para un Santuario en el Estado de Flórida que tiene Orangutanes y Chimpancés, pero que para ingresar en la frontera Norteamericana implica un complicado y demorado proceso que coloca en riesgo la vida de Sandra y onera los cofres de la Municipalidad de Buenos Aires, en un momento de grande crisis financiera”, critican.

“Los dos Santuarios Brasileños, de Sorocaba y de Paraná, son lugares de excelencia, entre los mejores que existen en el mundo para acoger Grandes Simios”, proponen.

Los animales sufren y tienen derechos
AFADA y el abogado constitucionalista Andrés Gil Domínguez fueron querellantes contra el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Zoológico para lograr la libertad de la orangutana.

El fallo de la magistrada, del juzgado N° 4 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, fue corto pero bastó para sentar precedente en teoría de Derecho Animal.

En el texto, se consideró a los animales sujetos no humanos titulares de derechos y los calificó como “seres sintientes”. En el caso de Sandra, se defendió su derecho a la libertad -amparado con el recurso de Hábeas Corpus-, y por lo tanto, se negó a que fuera considerada unobjeto susceptible de propiedad.

“Se deben asegurar las condiciones naturales del hábitat y las actividades necesarias para preservar sus habilidades cognitivas”, detalló la magistrada en el fallo. La posición ética de la jueza es clara. “Estudié leyes para defender a los inocentes, y no hay nada más inocente que un animal”, aseguró en una reciente entrevista para el diario El País de España.

Con esto, se espera que Sandra pueda recuperarse de la depresión generado por su vida en cautiverio y que su mirada cambie para siempre.

Compruebe también

La ANMAT prohibió la venta de una cerveza y un aceite de oliva

A través de varias disposiciones publicadas este martes en el Boletín Oficial, el organismo alertó …

Subte: los metrodelegados levantaron las medidas de fuerza

Metrovías realizó una propuesta a los trabajadores, la cual será analizada en las próximas horas. …

Dejanos tu comentario